Blog de epifania-social

Síndrome de Estocolmo

Tiene su origen en un suceso histórico que se produjo precisamente en Estocolmo, el 23 de agosto de 1973. Un atracador llamado Jan-Erik Olsson se introdujo en el banco para cometer un robo. Sin embargo, la policía rodeó el edificio impidiéndole huir. Fue entonces cuando tomó como rehenes a varios empleados del banco durante varios días.

Los rehenes fueron tres mujeres y un hombre, quienes permanecieron atados con dinamita en una cámara acorazada hasta que fueron rescatados. Durante el secuestro habían resultado amenazados y llegaron a temer por su vida. Cuando fueron liberados, en las entrevistas mostraron que se encontraban de parte de los secuestradores, llegando a temer a los agentes que los liberaron. Pensaron que incluso los captores estaban protegiéndoles. Algunas de las víctimas desarrollaron lazos afectivos con el secuestrador durante los días que duró su cautiverio, incluso llegando alguna a enamorarse de él.

El síndrome de Estocolmo se presenta ante situaciones en las que la persona ha sido privada de su libertad y retenida en contra de su voluntad. Es un fenómeno psicopatológico creado por lazos afectivos con sus captores, desarrollando un vínculo que acabara derivando en una dependencia.

Una de las causas principales es el instinto de supervivencia. La persona siente que su vida esta en peligro, desestabilizandose su estado psicológico y perdiendo la capacidad de discernir entre bueno y malo, desarrollandose una dependencia del captor. Además, las victimas sienten la necesidad constante de agradarle.

En gran medida, las personas retenidas, una vez finalizada la situación, terminan agradecidas de no haber recibido violencia o haber muerto, negando su sentimiento de victimas.

Según el criterio de muchos expertos, no merece la denominación de “síndrome”. Nunca dicho fenómeno se ha caracterizado como un conjunto clínico de signos y síntomas bajo una misma entidad para considerarse una categoría psicopatológica con diagnóstico diferenciado.

Paloma Moral Ruiz

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: